Poco sabemos por ahora, pero parece que Coarse tiene nuevo trabajo entre manos y me recuerda bastante a ese malvado grumpy cat. Y ya lo dice el autor en su Instagram (@coarselife): “Sólo queda su decisión: la consecuencia de un impulso, una acción que no puede deshacer.

 

Un gato malvado del que esperamos pronto haya una gran tirada.